La Terapia Láser

¿Qué es la terapia láser?

La Terapia Láser o fotobiomulación (PBM) es el uso de determinadas longitudes de onda de luz (rojo e infrarrojo cercano), para producir una reacción fotoquímica y un efecto terapéutico. Los efectos fisiológicos incluyen aceleración en la cicatrización y recuperación de lesiones, reducción del dolor, aumento de la circulación y disminución de la inflamación.

EFECTOS TERAPÉUTICOS Y BIOLÓGICOS DEL LÁSER

Durante cada tratamiento y de forma indolora, la energía del láser aumenta la circulación, disminuyendo el edema y aumentando el aporte de oxígeno y nutrientes a la zona dañada. Esto crea unas condiciones en el tejido que aceleran la recuperación. Se reducen la inflamación, la hinchazón, los espasmos musculares, la rigidez y el dolor. A medida que el área lesionada vuelve a la normalidad, se restablece la función y se alivia el dolor.

Durante la terapia con láser, la luz láser infrarroja interacciona con los tejidos a nivel celular. Produce un aumento del metabolismo dentro de la célula, mejorando el transporte de nutrientes a través de la membrana celular. Se incrementa la producción de energía celular (ATP), generando una cascada de efectos beneficiosos, con aumento de la función y salud celulares.

De forma más detallada los efectos que produce la terapia láser son los siguientes:

Antiinflamatorio: K-Laser produce un efecto anti-edema: de hecho, promueve la vasodilatación y activa el sistema de drenaje linfático (drenando las áreas edematosas). Así, la hinchazón causada por traumatismos y/o inflamación es reducida.

Analgésico: La terapia K-Laser afecta positivamente a los receptores del dolor: aumenta el umbral del dolor mientras reduce la transmisión de estímulos de dolor en el cerebro. El dolor también se reduce gracias al efecto antiinflamatorio y antiedema. La terapia K-Laser desencadena la producción de endorfinas.

Mejora la actividad vascular: La terapia K-Laser aumenta significativamente la formación de nuevos capilares, acelerando así el proceso de curación de tejidos dañados, curando heridas rápidamente y reduciendo el área dañada Además, los beneficios incluyen aumento de la angiogénesis, que hace que los vasos sanguíneos se dilaten temporalmente. El aumento del flujo de sangre en el área dañada facilita el proceso de curación y reduce el dolor.

Mejora la función nerviosa: La terapia K-Laser se usa para tratar lesiones nerviosas tales como parestesias traumáticas o iatrogénicas, disestesias...

Mejora la actividad metabólica: La terapia K-Laser aumenta la producción de enzimas específicas para el transporte de oxígeno, facilitando así la reparación y la regeneración de células dañadas.

Mejora en heridas blandas y tejidos: La terapia K-Laser permite heridas, úlceras y mucositis curen más rápido gracias a la bioestimulación y regeneración tisular.

 

¿DE DÓNDE PROVIENEN LOS RESULTADOS CLÍNICOS?

Desde siempre ha existido un cierto debate sobre qué parámetros son los “correctos” para cada tratamiento. Los cromóforos presentes en los tejidos son quienes absorben la luz del láser en forma de fotones. Más allá de esto, hay diferentes mecanismos implicados que necesitan ser estimulados. Para este fin K-Laser utiliza la más amplia variedad de longitudes de onda y frecuencias, dirigidas a estimular los diferentes tejidos. Cada paso en el mecanismo de la bio-modulación, en los diferentes tratamientos, tendrá mayores posibilidades de mejorar el proceso de curación.

¿POR QUÉ ES NECESARIO EL USO DE DIFERENTES FRECUENCIAS?

Está demostrado que las diferentes frecuencias provocan diferentes respuestas fisiológicas. Durante la terapia laser es beneficioso emplear distintas frecuencias de pulsos. K-Laser ha reunido todo lo que se conoce sobre la composición de cada parte anatómica y ha ajustado sus tratamientos para entregar lo necesario a hueso, piel y grasa. El enfoque de K-Laser es utilizar el mayor número de parámetros en múltiples fases, dentro de cada protocolo. Este rango dinámico, combinando 4 longitudes de onda y frecuencias de CW a 20.000 Hz, tiene más oportunidades de estimular todas las células y que los tratamientos sean más eficientes.

¿CÓMO MEJORA LA TERAPIA LÁSER EL SUPERPULSADO (ISP)?

Los Láser que trabajan en modo súper pulsado entregan ráfagas de potencia pico alta durante un corto periodo de tiempo. El K-Laser es el único láser que cuenta con la exclusiva y excepcional modalidad K-Laser ISP, una tecnología más evolucionada que permite que la potencia proporcionada sea independiente de la modulación de frecuencia, mientras trabaja por pulsos de alta potencia pico. K-Laser ISP modifica la amplitud del impulso de forma automática, manteniendo estable la energía transferida al paciente a cualquier modulación de frecuencia, logrando todos los efectos deseados.

La frecuencia de pulso se puede elegir a partir de los pulsos más bajos (Baja Frecuencia) para analgésico tratamientos, a los más altos (Alta Frecuencia) para bioestimulación. La potencia media es independiente y ajustable para ofrecer el tipo correcto de energía para el tejido a tratar.

DIFERENTES TIPOS DE TEJIDO CORRESPONDEN A DIFERENTES PARÁMETROS DE MODULACIÓN

parámetros de los disositivos K-Laser Cube se distinguen según el tipo de pulso (modo CW, modo con ajuste frecuencias, modo de súper pulsado ISP), con respuesta diferente según el tejido Tales efectos han sido analizados a fondo, prestando especial atención a:
• La cantidad de energía administrada dependiendo del efecto obtenido;
• La respuesta obtenida a diferentes profundidades de tejido;
• Los efectos de la penetración de la luz láser relacionadas con las modalidades más adecuadas de administración según el tipo de tejido a ser tratado

¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LAS LONGITUDES DE ONDA?

Las longitudes de onda determinan la profundidad de penetración en el tejido y se dirigen específicamente a los cromóforos beneficiosos para estimular la reacción fotoquímica.

660nm

La irradiación de un área con 660 nm, una longitud de onda que la melanina en nuestra piel absorbe muy bien, asegurará una dosis grande en la región superficial. Dado que la luz puede tanto inhibir las bacterias como promover el crecimiento celular, la terapia con láser tiene resultados increíbles en la cicatrización de heridas y la regulación de tejido cicatricial.

800nm

La enzima terminal en la cadena respiratoria es la citocromo c oxidasa, que determina la eficiencia con la que la célula convierte el oxígeno molecular en ATP. El pico de absorción de esta enzima es a 800 nm, oscilando entre sus estados oxidado y reducido a su propio ritmo, y produciendo una molécula de ATP en cada ciclo. Independientemente del estado molecular de la enzima, cuando absorbe un fotón cambia de estado. La absorción de fotones acelerará este proceso, y aumentará la producción celular de ATP.

905nm

El oxígeno se libera en porcentajes variables en la sangre: cuanto más rápido se libera, más oxígeno debe transportarse a la célula para que se produzcan los procesos de curación natural. Esta longitud de onda es absorbida por la hemoglobina, el agua, la melanina y la citocromo C oxidasa. Cuando se absorbe, las células disponen de más oxígeno.

970nm

La sangre es el sistema de transporte primario que lleva oxígeno a las células y retira los productos de desecho. El agua en nuestra sangre absorbe muy bien a 970nm y cuando absorbe un fotón, toda la energía se convierte en calor. Estos puntos calientes localizados en profundidad crean gradientes de temperatura a nivel celular que estimulan la microcirculación local y proporcionan más combustible- oxígeno a las células.

LONGITUD DE ONDA Y VENTANA TERAPÉUTICA

Los cromóforos condicionan el uso terapéutico del Láser, definiendo la ventana útil en fisioterapia. La ventana terapéutica describe la relación óptima entre suficiente penetración y suficiente absorción

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA POTENCIA?

Si la longitud de onda determina la profundidad de penetración de la energía del láser, la potencia determina su saturación a una determinada profundidad. Sería un error considerar el uno sin el otro.

La potencia (vatios, W) es el número de fotones de radiación que se puede entregar en un tiempo. La energía depositada (Julios) es la acumulación de estos fotones en el tiempo (1 W= 1 J por segun­do). Al comenzar con más vatios en la superficie, más energía penetrará a la profundidad deseada. Para muestra, considere lo siguiente:

  • Láser de 1W: tarda 40 segundos para entregar 10 julios de energía a una profundidad de 4 cm
  • Láser de 4 W: tarda 10 segundos para entregar 10 julios de energía a una profundidad de 4 cm

El láser de mayor potencia será capaz de suministrar dosis terapéuticas a objetivos más profundos, en un periodo de tiempo más corto.

VIDEO RESUMEN TERAPIA K-LASER

SUBIR